Lengua viva

No fui a fijarme cuánto había de reescritura en esta segunda edición del En un puño oscuro, que fue publicado en 1998 y se reedita ahora corregido, según se informa debajo del título. Está claro que hay que tomarlo como un nuevo libro, un libro distinto. Y a la vez un libro permanente, puesto que un Schmidt de hoy corrige al Schmidt de ayer, aumenta, tacha, pero no modifica cuestiones que son las mismas en el Schmidt de siempre. Su lirismo reflexivo estructura este libro: su reflexión paradojal, sus contrastes y su poder de concreción de realidad y beatitud.

"Pocas cosas son tan elocuentes como el humo." Este verso de Carina Sedevich acaso define su poética. Lo impalpable apuñala más que el acero. El lenguaje avanza como lava aunque simule ráfaga. Poemas de trazo invisible, de pudor espeso. Colibríes de aletear filoso. Entre verso y verso, sus alas raspan fino como la templanza de la nieve al caer. “Hoy te veo / en el cabello / de otros niños. // Te escucho enumerar / los grillos cada noche.” La uña intempestiva del gato. El rasguño es silencioso. El dolor, invisible. De pronto, la piel se zanja, la sangre brota.