Roberto Arlt

Desde que Teofrasto, el discípulo de Aristóteles, se tomó el trabajo de clasificar en sus Caracteres los tipos de personas que predominaban en su sociedad, muchas épocas y regiones produjeron escritores abocados a describir los personajes más pintorescos de su entorno. En Argentina, nadie lo hizo mejor que Roberto Arlt. Las columnas en "El Mundo" hicieron explotar la fama de este treintañero entre el gran público lector.