Celia Galvalisi

¿Cómo es posible que los alumnos, a pesar de que saben leer, no comprenden lo que leen? ¿Cómo, a pesar de que dedican tiempo y esfuerzo a desarrollar sus tareas escolares, no aprenden? Es a partir de estos interrogantes que Celia Galvalisi y María Cristina Rinaudo analizan en profundidad los libros escolares (su diagramación, presentación, el uso de recursos que hacen y la forma en que los docentes lo usan en el aula), para poner en práctica una respuesta que favorezca los procesos de aprendizaje.

“A leer se aprende leyendo”, “A escribir se aprende escribiendo”, “A investigar se aprende investigando”. Expresiones que conforman principios de la enseñanza en el ámbito de la educación superior, teniendo en cuenta, como prologa Rodríguez en esta obra, “el proceso de lingüistización en el aprendizaje universitario está aparejado a los contenidos particulares de las lecturas y escrituras; también junto al material de las discusiones y de los momentos de reflexión colectiva donde el trabajo de la cátedra debe ser nuestro laboratorio.