Ariel Magnus

Ariel Magnus (Buenos Aires, 1975) publicó la novela corta Doble crimen por Eduvim (2010) luego de haber vivido un año y medio en Patagonia. Además publicó Sandra (2005), La abuela (2006, traducida al alemán), Un chino en bicicleta (2007, Premio “La otra orilla” y traducida a seis idiomas), Muñecas (2008, Premio “Juan de Castellanos”), Cartas a mi vecina de arriba (2009), Ganar es de perdedores (2010), El hombre sentado (2010), La cuadratura de la redondez (2011), La 31, una novela precaria (2012), A Luján, una novela peregrina (2013), Cazaviejas (2014) y Comobray (2015). Participó en varias antologías y editó una sobre humor en la literatura argentina (La gracia de leer, 2011) y otra sobre textos misántropos (Oda al odio, 2015). También es el responsable de las ediciones del relato radial de Víctor Hugo Morales Barrilete cósmico (2013) y de la novela póstuma de Ezequiel Martínez Estrada Conspiración en el país de Tata Batata (2014). Colabora ocasionalmente con diversos medios latinoamericanos y alemanes y trabaja como traductor literario del alemán, inglés y portugués.

Desde siempre, la Patagonia goza del curioso prestigio de ser el territorio de las realizaciones. Irse “al Sur” equivale, aún hoy, para mucha gente, a mudarse a un lugar donde se concretan los sueños. Incluso si el sueño de uno es la abolición de la propiedad privada y para el vecino es estrictamente lo contrario. 

La cita que abre Doble Crimen, de Ariel Magnus, y que pertenece a Edgar Allan Poe, asegura que “el saber más importante” es “invariablemente superficial”. Esta parece ser una afirmación pertinente para una nouvelle policial protagonizada y narrada por un modesto barquero de la Patagonia, quien pasa sus días deslizándose de un margen al otro del lago “Epuyén”, e intenta determinar, en un largo monólogo, quién o quiénes fueron los autores de ese doble crimen, y cuáles fueron sus razones.