Alejandro Sarbach

"Los libros son ideas que se valen de las palabras, como el enamorado se vale de las flores. Este libro, con saludable heterodoxia, combina ambas herramientas. Como el amante furtivo. incurre en una transgresión vivifican te: la de entender la enseñanza de la filosofía no como la transmisión de contenidos ajenos a la realidad vital de los adolescentes, sino como el fomento y el desarrollo creativo de su propio pensamiento, considerando las experiencias personales como material fundamental de la actividad en el aula. (…).