Alejandro Aguado

Con la fuerza poética de la imagen y la palabra contemporánea, estas nueve historietas comienzan a formar parte de una mitología, de un saber popular que dice con gestos y narrativa. Con un signo inagotable que va tras sentidos dispersos, se dice la política, el terrorismo de Estado, la pulsión de vida y muerte, las subalternidades, la pérdida de la inocencia, los cuerpos.